Es uno de los temas más complicados a entender y saber explicar para un buen coach y sobre todo para un buen desempeño de nuestro coachee o cliente. Algunos programas y coachees llevan a la responsabilidad al punto de la “culpa” lo cual desde mi punto de vista es un acto delicado.

Lo complejo a entender es que, si somos responsables sobre todo lo que acontece, pero no como un acto de poder sobrenatural en el cual vamos por la vida creando eventos como si fuéramos magos.

La responsabilidad, como su nombre lo dice es la Habilidad de Responder y solo se puede responder en tiempo presente, nadie puede emitir una acción ayer o en 15 minutos ahora. Así que cuestionar a la persona desde donde es responsable por el evento que sucedió es llevarlo a la culpa en el pasado y a la fantasía en el futuro.

Los eventos simplemente suceden, como un temblor, pasan y surgen de un momento a otro, y el cómo actuaremos en el momento que surge el evento en nuestras vidas es justo esa responsabilidad de actuar y hacerlo con habilidad, que sería con conciencia, porque responder, reaccionar y actuar se hace, pero no con el sentido consciente que se requiere, por eso el factor ser hábil y con pericia para sacar adelante el evento.

Sin embargo, hay que tomar en cuenta que eventos como un asesinato a un hijo, un fraude, una terrible enfermedad son eventos que duelen, y no se trata de que los seres humanos seamos insensibles ante estos y muchos otros eventos trágicos. Yo siempre  sugiero a las personas sentir lo que sea que sientan y que lo expresen, que griten, lloren, culpen, pero en un trabajo interior que les permita desahogarse y dar espacio a la coherencia para trabajar ahora si el acto responsable sobre el evento y como se hará ahora con lo que pasó.

El mejor ejemplo que tengo de esto es dos personas en medio de una gran lluvia, estacionan el auto y bajan para llegar a pie al lobby del hotel. 

Al llegar ambos están mojados y en recepción les reciben preguntando ¿Qué les pasó? Uno responde:

– Este clima loco que nadie entiende, estaba soleado hace media hora

El otro responde:

– Olvide poner el paraguas en el auto

Evidentemente la segunda respuesta es la responsable, pero entendamos algo, ambos están mojados, la responsabilidad está en cómo responderé hábilmente con lo que tengo.

Autor: José Caballero

Master Coach